jueves, mayo 24, 2007

MENSAJE PARA EMANUEL, EL HIJO DE CLARA ROJAS, SECUESTRADA POR LAS FARC

Hola Emanuel:

Soy el Pirata Subterraneo, un colombiano mas, paisano tuyo, un bogotano del Barrio Ricaurte. Nací en una gran ciudad, Bogotá, y crecí entre la ciudad y el campo. Mis padres, como muchos colombianos en los últimos cincuenta años, llegaron de la provincia, eran campesinos que se fueron a la ciudad huyendo de la violencia, buscando un futuro que el campo no les ofrecía.

Si algún día llegas a leer este mensaje, si sobrevives y no te matan los hombres que te rodean, guerrilleros de las FARC, o los que supuestamente quieren rescatarte, soldados del Ejército de Colombia, te sorprenderás al enterarte de que muchas de las cosas que te voy a contar, que sucedieron muchos años antes de que nacieras y que son las causantes de que hayas nacido y estés en la selva, secuestrado, separado de tu madre, muchas de estas cosas, aún no han cambiado, por el contrario, han empeorado, se han degradado.

Te imagino en la selva, creciendo, conociendo el mundo, aprendiendo. Tienes tres años, ya caminarás. Te imagino corriendo entre el mato, hablando y jugando con los animalitos, con los árboles, con los duendes y dioses de la selva, escuchando el canto de los pájaros, escuchando los sonidos de la jungla. También te imagino sintiendo el miedo, el dolor a tu alrededor, ahora empezaras a comprender que también algo malo y aterrador te cerca, algo que tal vez asociarás con esos pesados objetos, esos tubos estruendosos que cargan los que te rodean.


El Ejército de Colombia vende armas a la guerrilla.

¿Sabes que esas armas que cargan los guerrilleros que te vigilan son las mismas armas que empuñan los hombres que supuestamente quieren rescatarte?. Imagínate, con este detalle podrás darte cuenta de la podredumbre en que se ha convertido este país en el que naciste. Alguien, algún miembro del Ejército de Colombia, alguno de los altos mandos que dirigen a los hombres que han enviado dizque a "rescatarte", le vende armas a esos hombres que te vigilan, a los guerrilleros con los que pasas los días. No es tan difícil de creer en un país corrompido como Colombia. Para que lo veas, aquí te dejo esta noticia, publicada casi a escondidas en el único periódico de circulación nacional, un pasquín que también ha sido cómplice de la barbarie colombiana, también responsable de que estés allí, secuestrado en la selva. Ya te explicaré porqué.

Si has leído esa noticia te preguntarás que pasó con eso, si habrán atrapado a los culpables, a los que le vendían armas del Ejército de Colombia a sus enemigos, la guerrilla de las FARC. Pues no, no pasó nada, lo más seguro es que los generales, coroneles o tenientes del Ejército de Colombia involucrados hayan podido venderle esas armas a la guerrilla y estén disfrutando de los millones que recibieron por pago. Así que nada raro tiene que esas armas de las cuales habla la noticia sean las mismas que ahora empuñan tus captores guerrilleros, sean las que se usarán para asesinar a los soldados que quieren "rescatarte".

Tienes la desgracia, como yo, de haber nacido en Colombia. No porque el país sea malo, ésta tierra es terriblemente bella, como lo habrás visto en la selva, llena de magia, de riqueza, con gente buena, humilde, que lucha por sobrevivir, como los campesinos que conocerás. Pero desgraciadamente la gente que dirige este país es lo peor de este mundo y han hecho de este paraíso un matadero, esos dirigentes son en realidad unos asesinos, hampones, mediocres, retrógrados, gente de espíritu degradado, que no ha dudado en ordenar a los soldados del Ejército de Colombia (lo que te van a "rescatar"), en ordenar a la Policía de Colombia, a los organismos de seguridad supuestamente creados para protegernos, han ordenado que disparen contra su propio pueblo desarmado, a que asesinen líderes sociales, profesores, periodistas, humoristas (como alguien de quien ya escucharás, Jaime Garzón), estudiantes, sacerdotes, contra todo aquel que busca y lucha por un cambio, inclusive contra gente que predica sus propios "principios", de sus propios partidos políticos como sucedió en casos como el de Jorge Eliecer Gaitán, Luis Carlos Galán o Alvaro Gómez.

Los hijos de puta dirigentes de éste país. Ellos son los que están acabando con Colombia, con su pueblo, ellos son los causantes de todos los males que tenemos que soportar: guerrilla, paramilitares, narcotráfico, corrupción, pobreza, subdesarrollo, violencia, hambre.

Hay que ser justos, éste es un país de hijueputas, con unas clases pudientes (clase media y alta) hijueputas, insensibles e indiferentes, ignorantes, que para ser felices y evadir su responsabilidad social y colectiva, su responsabilidad como ciudadanos y miembros de una nación, para evadir el cargo de conciencia por ser parte, participar y permitir este mierdero, aplican esta tactica:



Asi vive un sector de la clase media y la clase alta en Colombia

Esta clase pudiente alimenta su espíritu y su intelecto a punta de telenovelas, de la frivolidad light y la ignorancia sofisticada de Julio Sánchez Cristo, de los culos de la televisión, de los escritorzuelos de moda (por lo general hijos de otros escritorzuelos, columnistas de revistas de culos, miembros de las familias "reconocidas" de este país, "gente bien" o profesores del Gimnasio Moderno), a punta de realitys y el culto a "los famosos". Eso sí, se escandalizan cuando un verdadero escritor como Fernando Vallejo les dice de frente lo que son: una mierda.

Pero también hay gente que estudia y trabaja y lucha por salir adelante y son quienes sostienen a este país mientras la clase dirigente, los políticos liberales y conservadores, los empresarios e industriales aliados de estos corruptos, los militares asesinos y los banqueros se lo roban. Esa gente trabajadora proviene de una clase ascendente, pujante, cuyo ascenso de cuando en cuando, cuando amenazan con desplazar a esta élite, es detenido y lo poco que tiene es usurpado por las clases dirigentes a punta de "aperturas" económicas, reformas tributarias, impuestos a los movimientos financieros (como el tres por mil), el vil robo o tratados de Libre Comercio.

Esa gente trabajadora y luchadora, el pueblo colombiano, de capacidades muy superiores a la decadente clase dirigente, les dio el primer campanazo y les enseñó el rostro de su decadencia a esa élite a finales de los años 20 del pasado siglo, cuando un hombre humilde, un joven abogado con cara de indio, que gracias a su esfuerzo e inteligencia había estudiando derecho en Italia, denunció a los colombianos de entonces que el Ejército de Colombia había disparado contra una multitud de trabajadores de las empresas bananeras del Magdalena. Multitud entre la que también había mujeres y niños que protestaban para reclamar unas condiciones de trabajo y remuneración dignas. Este hombre se llamaba Jorge Eliécer Gaitán.



GAITAN EN SUS AÑOS MOZOS

Fue quien denunció la matanza de los trabajadores de las bananeras,
ocurrida en 1928, por parte del Ejército de Colombia
mientras los grandes medios nacionales guardaban silencio.


Este hecho fue ocultado por la prensa de entonces (entre los que se contaba el pasquín del que te hablé y que hoy en día sobrevive), de la misma forma en que en los últimos diez años (1997-2007) se ocultaron los atroces crímenes cometidos por los paramilitares mientras sólo se daban a conocer las atrocidades cometidas por las guerrillas. Todavía hay gente que repite la mentira oficial: "el país estaba siendo tomado por la guerrilla de las FARC mientras se desarrollaban los diálogos de paz en el Cagúan". Mentira. La verdad fue que el Ejército de Colombia inició una operación de brazos cruzados, para dejar actuar a las FARC a sus anchas, y los medios le daban estruendosa resonancia sus acciones criminales, creando un ambiente de pánico y zozobra en la población para ponerla a favor de su proyecto criminal: la expansión del paramilitarismo.

Mientras tanto los paramilitares, con complicidad y ayuda del Ejército de Colombia, el mismo que te va a "rescatar", degollaban, macheteaban, ejecutaban, asesinaban de la forma mas demente a la población, a niños, mujeres, jóvenes, líderes sociales, periodistas y todo aquel que se oponía a sus planes. Todo eso mientras la prensa nacional ignoraba estos hechos. El país se llenó de fosas comunes que tardarán años en descubrirse. La verdad de lo ocurrido en esos años es que fueron los paramilitares quienes de verdad se tomaron el país.

Mientras tanto, según los medios, "la guerrilla se apoderaba de Colombia". Te preguntarás, "¿y donde estaban y que hacían los militares?". Eso mismo me pregunto yo. De cuando en cuando salía el comandante del ejército, el general Mora a ladrar mediocridades. Y nadie podía decirles nada a los militares, o mejor dicho, cuando alguien les dijo, lo mandaron asesinar. Esta farsa, montada para engañar a la opinión pública de todo un país, finalmente condujo al secuestro de tu madre y a tu nacimiento.

En aquellos años veinte del siglo pasado, de no haber sido por el interés del joven abogado Jorge Eliecer Gaitán, que escuchó las denuncias, viajó e investigó, la verdad hubiera quedado oculta para siempre ya que los medios, en aquellos tiempos, como ahora, estaban poco interesados en dar a conocer estas noticias, que revelarían a los colombianos el verdadero rostro de sus "respetables instituciones" y los fines para los que eran empleadas por sus dirigentes polítcos y militares. Jorge Eliecer Gaitán, por éste hecho, convocó a un debate en el Congreso de la República que tuvo gran resonancia. Por primera vez el pueblo colombiano se enteraba de las macabras acciones del llamado Ejército de Colombia. Bastante molestó éste debate a los intocables líderes políticos de los dos partidos tradicionales, y fue este hecho el que precipitó la pérdida del poder de los conservadores, que habían gobernado durante los primeros treinta años del siglo XX.

Pero, ¿quienes son estos los dirigentes que tienen en sus manos al país?. Los que están a la cabeza del poder, del poder político, económico, empresarial, industrial, financiero y militar, que no son mas que unas cuantas familias que se apoderaron del estado a comienzos del siglo XX, luego de la última guerra civil declarada, entre liberales y conservadores (que hoy son una sola caterva), llamada La Guerra de los Mil Días. Desde aquellos tiempos se apoderaron del estado y no lo han querido soltar y para eso han empleado los métodos mas viles y abyectos: el crimen, el robo y el fraude.

Cuando leas esto, y le eches un vistazo al nefasto estado del país, no te será difícil darte cuenta que además de criminales son unos mediocres. Entenderás que han recurrido al crimen como forma de detener a la gente que asciende gracias a sus capacidades y méritos. Como ocurrió con Jorge Eliécer Gaitán, cuando estaba a punto de ser elegido presidente y había amenazado con desplazar a esta clase dirigente decadente, que denominaba Oligarquía, que tenía en sus manos al estado y disfrutaba de su riqueza a costa de la explotación y asesinato de las clases trabajadoras y campesinas.

¿Asesinato?. ¿Como los paramilitares?. Sí, claro. La mentira oficial nos ha hecho creer que los paramilitares surgieron como reacción a la guerrilla. No es así. Los primeros grupos paramilitares fueron organizados durante el gobierno de Eduardo Santos (1938-1942), permitidos por las autoridades, patrocinados por los grandes terratenientes para perseguir a los comunistas y recuperar las tierras que les fueron dadas a miles de campesinos en la reforma agraria de 1936, la única reforma agraria que ha habido en la historia de Colombia, realizada en el gobierno del único liberal de verdad que ha gobernado, Alfonso López Pumarejo.


EDUARDO SANTOS

Los primeros grupos paramilitares

fueron organizados y patrocinados
por su gobierno (1938-1942)

En su gobierno, Eduardo Santos se dedicó a echar para atrás las avanzadas reformas sociales que López Pumarejo había realizado. Santos volvió a acercarse al gobierno de Estados Unidos y a fomentar la presencia de sus multinacionales, que estaban muy desprestigiadas en el país luego del caso de las bananeras y la United Fruit Company. También fomentó la alianza macabra con la iglesia católica, al firmar el concordato, nada mas y nada menos que con el oscuro Papa Pio XII, radical anti-comunista, polémico por su actitud de silencio, y hasta de complicidad, según algunos autores, con la persecución a los judiós y el régimen Nazi. Desde su periódico El Tiempo, su hermano, Enrique Santos Montejo, "Calibán" fue uno de los acérrimos antigaitanistas que no dudó en hacer propuestas extremas, sugiriendo el asesinato, para detener el imparable avance del gaitanismo dentro del Partido Liberal.

Jorge Eliécer Gaitán fue asesinado gracias a una oscura alianza entre dirigentes de su partido, Liberal, y el macabro líder del partido Conservador, Laureano Gómez, un tipo extremista, fascista, enfermo y desequilibrado, como nuestro actual presidente Alvaro Uribe. ¿Quienes fueron?. La historia oficial dice que el crimen fue planeado y ejecutado por un hombre solitario llamado Juan Roa Sierra. Pero, como siempre, la historia oficial colombiana miente para ocultar a los verdaderos autores intectuales y materiales del crimen.

Como te dije antes, nací y creí en el Barrio Ricaurte. Da la casualidad que Juan Roa Sierra vivió sus últimos años en el Barrio Ricaurte, además éste barrio se caracterizó por ser uno de los mayores bastiones del gaitanismo. Mi abuelo fue gaitanista. Como sus amigos, viejos gaitanistas, debió huir de su tierra para evitar que lo asesinaran. Al Barrio Ricaurte llegó mi abuelo y luego llegaron mis padres. Por ésta razón pasé mi infancia y mi adolescencia escuchando las historias que contaban los viejos gaitanistas, sobrevivientes de la persecución que contra ellos iniciaron la Policía conservadora, el Ejército de Colombia y sobre todo los llamados Pájaros y Chulavitas, organizaciones paramilitares de asesinos encargados de arrasar pueblos liberales con la violencia mas aterradora que te puedas imaginar. Violencia que se ha reeditado en los recientes últimos diez años con el auge del paramilitarismo.



LEON MARIA LOZANO
"EL CONDOR"


Jefe de "Los Pájaros", en el centro del Valle del Cauca.
"Los Pájaros" y los "Chulavitas" fueron los grupos paramilitares
creados
por los conservadores para asesinar liberales gaitanistas
a finales de los años 40

(Fotografía tomada de El Pais de Cali)


¿Quienes mataron a Jorge Eliécer Gaitán?

Los viejos gaitanistas amigos de mi abuelo repetían siempre lo mismo: el asesinato de Jorge Eliecer Gaitán fue negociado por los líderes del partido Liberal y del partido Conservador. ¿Como, del Partido Liberal?. Sí, claro. Gaitán se había alejado de la élite liberal, a quienes señalaba también como miembros de la oligarquía que disfrutaba a sus anchas de las riquezas del estado mientras el pueblo moría de hambre.

¿Quienes negociaron su asesinato?.

Los viejos gaitanistas cuentan ésta historia:

La muerte de Gaitán se negoció entre Eduardo Santos, quien odiaba a Gaitán, y Laureano Gómez. Santos, el mas conservador de los liberales, o como dirían los gaitanistas, "un liberal fascista", fue secundado por los demás líderes del partido: los primos Lleras (Alberto Lleras Camargo y Carlos Lleras Restrepo), Alfonso López Michelsen (hijo de López Pumarejo y a quien Gaitán había denunciado por un tumbe que hizo relacionado con una multinacional alemana, la Handel) y Darío Echandía. Gaitán también había denunciado cómo una parte de la élite política y económica se había apoderado de los bienes de los alemanes expulsados de Colombia por órdenes de Estados Unidos, a causa de la Segunda Guerra Mundial. "Oligarquía ladrona", les decía. Por eso hoy en día no te extrañe saber que de repente aparecieron como accionistas de la antigua Bavaria, los miembros de las famlias "mas prestigiosas" de Colombia.

Por el partido conservador quienes negociaron el crimen fueron Laureano Gómez y sus secuaces, su hijo Alvaro Gomez, Jose Ignacio Montalvo, ministro de Gobierno de Ospina Pérez, gran patrocinador de los "Pajaros" y "Chulavitas" y un auténtico asesino, y Guillermo Valencia, entre otros. Los viejos gaitanistas siempre decían: mira a los presidentes del Frente Nacional, esos fueron los autores intelectuales del asesinato de El Jefe. Decían: "Si Gaitán hubiera sido presidente ellos jamás habrían llegado a gobernar".

¿Que se negoció?. Que se asesinaba a Gaitán y los dirigentes liberales no darían golpe de estado, se respetaría el gobierno de Ospina Perez. La tapadera estaba montada. Luego, en las siguientes elecciones se volverían a enfrentar en el "juego democrático", pero esta vez ya no estaría Gaitán, sería un miembro de una "familia bien" el candidato de los liberales. Eduardo Santos propuso que sería Alberto Lleras Camargo el próximo candidato.

Pero las cosas tomaron otro rumbo. Los consevadores sabían que los liberales tenían de su lado a la Policía Nacional, por eso se preocuparon por poner al Ejército Nacional de su lado, promoviendo militares conservadores en los altos mandos. Posteriormente, el nueve de abril, luego de consumado el asesinato, Laureano Gómez, viejo zorro, les hizo trampa a los liberales y logró desmontar la Policía Nacional, que era en su mayoría liberal y gaitanista, y crear un nuevo cuerpo de policía, compuesto por conservadores e iniciar esa época del terror conocida como "La Violencia". Violencia que sacó a mi abuelo de su tierra y luego trajo a mis padres a Bogotá. Así que ese día, el 9 de abril de 1948 no sólo se cometió el asesinato de Jorge Eliécer Gaitán, se orquestó un golpe de estado bien planeado por Laureano Gomez en el que puso a la autoridad armada de su lado. Los viejos gaitanistas decían que Eduardo Santos nunca se perdonó haber caído en el juego de Laureano Gómez.

La persecución del gaitanismo fue el primer genocidio político de nuestra historia moderna. Antes, durante el gobierno de Eduardo Santos, se había iniciado la persecución de los comunistas, muchos de ellos se habían refugiado en las montañas para evitar ser asesinados y habían conformado comunidades independientes y autosufiencientes. Esas comunidades, organizadas por los militantes del Partido Comunista, perseguidos, fueron las que años mas tarde encontró Pedro Antonio Marín, Tirofijo, liberal gaitanista, cuando se fue al monte huyendo de los Pájaros y los Chulavitas, los paramilitares conservadores.


LAUREANO GOMEZ

Quiso hacer en Colombia
lo que hizo
Franco en España,
exterminar a la izquierda:

gaitanistas, comunistas, líderes sociales y sindicalistas.


¿Porque te hablo de todo esto?. Porque ahí esta el origen de todo este mierdero. Porque fue en aquellos años, a raíz del asesinato de Jorge Eliécer Gaitán, en que se conformó ese grupo armado que hoy te tiene secuestrado, la guerrilla de las FARC.

Para no extenderme con tanta palabrería, te dejo este documental donde se registran los inicios de las FARC a partir del asesinato de Jorge Eliecer Gaitán, que desencadenó el Bogotazo.


RIOCHIQUITO

Este documental fue realizado por los documentalistas franceses Jean Pierre Serget y Bruno Muel en el año 1965. Es el único testimonio audiovisual de los orígenes de la guerrilla de las FARC, en momentos que, después del asesinato de J.F. Kennedy (curiosamente asesinado de forma similiar a como lo fue Jorge Eliécer Gaitán), y bajo la presidencia del militar Lyndon Jhonson, Estados Unidos iniciaba su cruzada mundial contra los comunistas, de la misma forma como hoy lo hace contra los "terroristas": asesinando gente inocente, vendiendo armas y apropiandose de los recursos de éstas naciones.




RIOCHIQUITO (I PARTE)




RIOCHIQUITO (II PARTE)


Para que te sorprendas, los orígenes de esa guerrilla están vinculados al partido liberal, y fue gracias a un acto infame del partido Conservador, liderado por un criminal llamado Alvaro Gómez, hijo de un demente llamado Laureano Gómez, presidente de Colombia, quien desde el congreso defendió y ordenó el bombardeo a esta comunidad (que curioso, Alvaro Gómez fue asesinado, muchos años después, no por la guerrilla, sino por las fuerzas oscuras del mismo Ejército de Colombia que tanto defendió y promovió). Mi abuelo contaba que Alvaro Gómez, en la época de la violencia, se encargaba personalmente de llevar armas a los Chulavitas de la región.



ALVARO GOMEZ

Sus actos condujeron a la creación de las FARC.


Para que termines de darte cuenta de cuanta mierda nos rodea: por los días del bombardeo a Marquetalia, una comisión de miembros de la sociedad civil se ofreció a mediar con la comunidad insurrecta (eran unas cuantas familias entonces) para buscar que entregaran las armas y aceptaran la ley del estado. Había grandes posibilidades de llegar a un acuerdo. Esa comisión estaba liderada por el sacerdote Camilo Torres. Un día antes de viajar, ante la inminencia de los bombardeos, ordenados por Alvaro Gómez (esto sucedió en el gobierno de Guillermo Valencia, fascista de mente criminal, heredero ideológico de ese demente llamado Laureano Gómez) Camilo Torres anunció a sus superiores y al comandante del ejército que realizaría el viaje. El Cardenal Luis Concha (hijo del expresidente conservador Jose Vicente Concha, de los primeros años de nuestro siglo) le prohibió viajar. Se bombardeó Marquetalia, donde resistían Pedro Antonio Marín, Tirofijo, entonces joven, con un grupo de campesinos. Ese bomabardeo dio origen a las FARC. Hoy en día Tirofijo es el comandante de la guerrilla que te tiene secuestrado. Cuanto nos habríamos ahorrado si en esos momentos Colombia hubiera estado gobernada por gente sensata.

¿Que pasó entonces?. ¿Como es que las FARC, un grupo de autodefensa campesinas que pretendían enfrentar a un gobierno asesino y vende patria, y que dice defender al pueblo, termina convertido en ese esperpento desalmado que te mantiene en cautiverio?

Aquí te dejo este documental, que te ilustrará mejor este momento infame de nuestra historia.




EL BOGOTAZO
EL ORIGEN DE LAS FARC (I PARTE)




EL BOGOTAZO
EL ORIGEN DE LAS FARC (II PARTE)



Cada vez la historia de Colombia escribe actos mas bajos, bárbaros y degradados. Las FARC se degradaron en su arrogancia armamentista. La crueldad que ejercen con el pueblo que dicen defender, secuestrando niños, asesinando indígenas, será el sello de su defunción. Alvaro Uribe es el Laureano Gómez del siglo XXI. Un tipo cínico que no tiene el menor reparo en defender criminales, asesinos y ladrones de cuello blanco, como el general asesino Rito Alejo del Río, el hampón Fernando Londoño o la familia Araújo.

Lo que ocurre ahora, los descuartizamientos, macheteadas, degolladas y demás hazañas criminales cometidas por los paramilitares sólo se compara en bajeza con las hazañas criminales cometidas por la guerrilla y la indiferencia e indolencia de la sociedad urbana colombiana. En medio de ésta decadencia hay gente que insiste en tomar otros caminos y en que la sociedad civil algún día pueda tener en sus manos el estado colombiano, para reconstruirlo.

Emanuel, te escribo este largo mensaje con la ilusión de que lo puedas leer algún día. Eso querrá decir que estarás en libertad. Que algo pasó. Tal vez que esta sociedad reaccionó y exigió que, por encima de todo, tu vida y la de los secuestrados es muchísimo mas importante que los intereses de los criminales uribistas, del gobierno, y de los criminales de la guerrilla de las FARC.

Otros vínculos:

Libertad para Emanuel
Sitio de Ingrid y Clara
Petición: manifiesta tu solidaridad